septiembre 10, 2016

Para muchos es algo muy desconocido y al principio parece muy extraño y por lo mismo, surgen preguntas como ¿y las proteínas?, ¿comes carne cruda? ¿cómo lo haces? ¿si no comes ni pan, ni tallarines, ni carne, entonces que comes? Bueno, es por esto que decidimos contar de manera resumida de qué se trata este nuevo estilo de alimentación que cada día tiene más adeptos.

La alimentación viva propone comer los alimentos crudos o no sometidos a mas de 45 grados de temperatura. La explicación a esto es que en el proceso de cocción se destruyen cerca del 80 % de las vitaminas y minerales y alrededor del 100% de los fitonutrientes y enzimas de los alimentos.

Por lo tanto, cuando elegimos incorporar una mayor cantidad de alimentos vivos a nuestra vida estamos realizando un acto de auto-ciudado invaluable: estaremos entregando a nuestro cuerpo todos los componentes necesarios para que este pueda regenerarse diariamente, para que el manejo del estrés se realice de una manera óptima y para que podamos vivir mas felices y sanos.

En un principio esto puede parecer complejo y difícil, pero a medida que vamos conociendo nuevas combinaciones y preparaciones de alimentos naturales, el cambio se vuelve mas fácil y se empieza a descubrir otro nivel de sabores y

Es una manera de alimentarse manteniendo la naturaleza de los compuestos bioquímicos de los alimentos. No se trata de una dieta, sino de un estilo de vida que vincula el nivel físico, mental, emocional, espiritual, social y medioambiental. Su idea central es crear una forma de vida responsable, consciente y en armonía con la naturaleza, sin sufrimiento animal.

La raw food, o alimentación viva, es una manera de alimentarse manteniendo la naturaleza de los compuestos bioquímicos de los alimentos. No se trata de una dieta, sino de un estilo de vida que vincula el nivel físico, mental, emocional, espiritual, social y medioambiental. Su idea central es crear una forma de vida responsable, consciente y en armonía con la naturaleza, sin sufrimiento animal.

¿Qué se come? Frutas, verduras, frutos secos, semillas, granos germinados. También algunos alimentos como algas marinas, polvo de algarroba cruda, aceite de oliva de primera prensa en frío y ciertas especias y condimentos.

Estos alimentos enteros, crudos, orgánicos y en su estado natural son los que ayudan a mantenernos sanos, vibrantes y libres de enfermedades. Por eso, se dice que es una alimentación que consta de productos que vienen directamente de la naturaleza, cultivados de forma natural, o bien orgánicamente.

Esto puede restringido para algunos, pero crean que las posibilidades existentes dentro de este estilo de vida son ilimitadas y altamente beneficiosas. Además de las ventajas sobre la salud, el beneficio  principal de la comida viva es cómo hace sentir, por dentro y por fuera. Conecta a las personas con la naturaleza y el espíritu de cada ser humano. Aumenta también los niveles de energía y  claridad mental.

Los beneficios de una dieta de comida viva

* El alimentarse de una dieta basada en plantas crudas optimiza la salud, ayuda a una depuración sana y eficaz, aumenta su energía vital y fortalece el sistema inmunitario.

* Siguiendo este tipo de alimentación es posible alcanzar un estado de salud mental más positivo y radiante, lo que otorga más claridad y favorece a una mente sutil y nos ayuda a convertirnos en una persona más consciente.

* Alcalinizando nuestro cuerpo mediante la comida cruda, nos sentiremos más sanos física y mentalmente.

* Aumenta el nivel de concentración.

* Previene e incluso curar enfermedades tales como el colesterol, la diabetes, alergias y problemas digestivos.

* Obtendrán pérdida de peso, anti-envejecimiento y un aspecto más saludable.

* Podrán mantener un peso y una mente sanos mediante la eliminación de comida procesada, la cual contiene niveles elevados de almidón, así como también azúcares refinadas y grasas que dañan su salud y provocan el aumento de peso e incluso la obesidad.

* Ayuda a nuestro medio ambiente: la industria alimenticia convencional utiliza enormes cantidades de pesticidas, herbicidas y fertilizantes sintéticos que dañan no sólo nuestra salud sino también el eco-sistema.

* Cuando decidimos usar productos orgánicos, locales y frescos, estamos minimizando la cantidad de desechos y el uso de recursos naturales, de esta manera estamos dando nuestro apoyo a los campesinos locales que sí apuestan por el desarrollo sostenible.